viernes, 10 de agosto de 2018

EL CAMINO DE VICTIMA A SUPERVIVIENTE


Yo también llegué desesperada, sin saber qué hacer ni a dónde ir. Veía todo negro y lo peor es que casi había asumido que tenía que ser así, quería vivir y ser feliz, pero tenía pánico al proceso dejar de ser víctima para ser superviviente y la verdad es que mis motivos tenía.
Es muy difícil, aunque más tarde me daría cuenta de que muy difícil no es lo mismo que imposible; que es mejor pasarlo muy mal un tiempo y obtener al final una recompensa que pasarlo mal de forma continua y sin llegar a estar bien nunca.
Yo también quise acabar con todo, renunciar a todo lo que tenía y consumirme en los brazos de las secuelas; Abandonar la lucha, rendirme, pero no lo hice. No lo hice porque confié, ¿Que hubo momentos en que mi confianza se debilitó? Sí, los hubo. Pero finalmente supe que debía dejarme guiar por los que me quieren. ¿Y quienes son esas personas que me quieren? Pues son esas en las que cuando la culpa, la vergüenza, la ansiedad, el insomnio y las ganas de morir te inunda, son tus peores enemigos. Son esas personas que crees que atentan contra tus principios, que no te dan libertad, que no te comprenden porque no te dejan hacer lo que tú has decido, que te ponen unas pautas que no quieres seguir  pero a la vez son esas personas que nunca se alejan de ti, que están a tu lado en los buenos y en los malos momentos esas personas que te dan la mano en el camino hacia lo que de verdad es tu vida aunque en un principio no nos demos cuenta.
 Yo también estuve extenuada, perdí las ganas y las fuerzas, pero seguí, porque fui constante, con esto no quiere decir que no me frenase en ningún momento, ni que siempre fuese en un proceso de mejora ascendente en absoluto. Lo que quiero decir es que me caí mil veces y una y mil veces me levanté y seguí adelante, fui perseverante, aunque no fuese fácil, pero mereció la pena; Yo también quise que la solución a todos mis problemas llegase ya y si no, no iba a seguir luchando por ello, pero fui paciente.
Tuve mis momentos de desesperación, por supuesto, mis minutos y horas de llanto, mis ataques de ansiedad, mis gritos implorando que todo acabase, pero me repuse a ellos, respiré y pensé hay que seguir, aunque no sea justo tener que esperar tanto porque lo que de verdad no es justo es que todo el esfuerzo que hacemos sea en vano, al cansarnos de esperar la recompensa y abandonarnos eso sí que no es justo, fui sincera conmigo misma y con mis terapeutas, yo también quise creer que esos pequeños detalles no importaban, que no pasaba nada si no los contaba, pero me equivocaba. Decir que todo va bien y no contar esos pequeños matices a los que restamos importancia es una forma más de autodestruirnos, es una forma más de mentirnos a nosotros mismos, hasta que yo no conté todo, siempre me caía porque todo lo que nos guardamos se queda como una insignificante semilla, pero acaba siendo un enorme árbol.
sería falso decir que en la vida fuera todo es de color de rosa, nada más alejado de la realidad, en la vida hay un millón de problemas y este es sólo uno más de los que nos quedan por pasar, pero también es cierto que, por sus características, es uno de los más densos, los problemas que van surgiendo fuera son los problemas que todos tienen, problemas con los estudios, con el trabajo, con la familia, los amigos eso sigue existiendo fuera, pero hay una gran diferencia en la intensidad con la que se viven y en el grado en que nos dejamos consumir por ellos, además, no es lo mismo que vayan surgiendo problemas en nuestra vida, que el que nuestra vida sea un problema continuo. ¿Y por qué pasa esto? Porque perdemos la capacidad de ser felices y cuando entiendes que ser feliz es saber disfrutar de todos los momentos de nuestra vida sin que estén determinados por una situación vivida. Y sí, he dicho todos los momentos de nuestra vida. Porque aprender a valorar todo, lo positivo y lo negativo, lo que nos hace reír, lo que nos hace enfadarnos, lo que nos hace tener miedo, lo que nos hace llorar aprender a valorar todo esto es lo que nos hace ser felices. Pero para conseguir esto, vuelvo a decir que es necesario que seamos nosotros mismos y que no estemos condicionados por una situación que nos manipula o maneja.
Todo esto os lo dice alguien que sabe que tiene que tener siempre una alerta para no volver a caer en ello. Todo esto os lo dice alguien que no es ni más valiente, ni mejor persona, ni con más capacidad que vosotros. Os lo dice una persona que se ha caído una y mil veces, que se ha equivocado (y se sigue equivocando) y a la que todavía le falta mucho que aprender. Todo esto os lo dice una persona que sabe lo duros que son estos momentos, pero que está segura de que podremos con ellos. Por eso os pido que luchéis. Si no veis la salida, si no queréis verla, o si la veis, pero no habéis cruzado aún esa puerta, dejaos llevar por los especialistas, pedir ayuda, contadlo romper el silencio, salir del armario da igual lo que os ha llevado a estar ahí, son diferentes caras de la misma moneda.  Pueden cambiar los síntomas, pero el fondo suele ser el mismo. Incluso en muchos casos es difícil poner una sola etiqueta, cuando se lleva media vida sufriéndolo se llega a pasar por todos.
Tras un estrés postraumático se esconden muchas cosas, dependiendo de la situación que provoco el trauma y la forma de ser de la  persona puede haber matices, pero a rasgos generales, aunque cambia el síntoma, la base es la misma hay una muy baja autoestima y necesidad de aceptación y aprobación, inseguridad, una gran auto exigencia, perfeccionismo y autocrítica que lleva a no valorarse ni reconocerse nunca los éxitos ni las virtudes, necesidad de controlarlo todo , aguantar demasiado y no saber decir no, no tolerar la frustración que muchas veces tú mismo te creas poniéndote metas inalcanzables exigiéndote por encima de los límites normales, entrar en el círculo vicioso de blanco/negro o todo/nada es parte del afán de control y es la manera de tapar el resto de los problemas, es curioso cómo no nos damos cuenta, pero es un mecanismo de defensa aprendido que si algo no va bien se activa automáticamente.
 Para superarlo es importante la terapia grupal o individual, da igual. Ahí consigues analizar y ver porque estas así o asa, porque te sientes mejor o peor, porque tu ansiedad sube o baja, es algo que cuesta ver y sobretodo trabajar y cuando lo consigues lo ves claro. Yo ahora sé que no me gusta mi manera de afrontar los problemas, no me gusta lo que sentí de niña y lo que tuve que hacer para sobrevivir, todavía me avergüenza. no es fácil y menos cuando estás completamente metida en el por qué entonces, aunque intentes verlo no puedes, es una sensación muy angustiosa, un miedo inexplicable, un descontrol, una sensación de locura, es la suma de muchas cosas aprendidas y te lleva a una vida de sufrimiento, de mentira, de dolor, de dejar de hacer cosas, de esconderte en ti misma, que va hundiéndote cada día un poquito más.
Nosotras podemos llegar a entender lo que nos pasa, pero muchas veces no somos capaces de explicar en que consiste todo esto y aunque lo hagamos la sociedad no está preparada para entenderlo. Solo pido que no se juzgue, solo pido un poquito de paciencia y empatía hacia esa persona que quizá cada vez que nos rechaza es que está sufriendo mucho en ese momento, solo quiero que no nos quedemos en la idea del problema superficial y se intente ayudar de verdad, solo deseo que no se etiquete a nadie, se nos escuche, se nos crea y nos acompañen en este camino trabajando lo que no se ve, la inseguridad, la baja autoestima, los miedos ocultos, los problemas de fondo, las secuelas físicas y otros trastornos como el trastorno alimentario que en muchas ocasiones es una secuela de los Abusos sufridos, la autolesión etc. se empieza a ver la luz, es entonces cuando empiezas a ver el final del túnel ,lo intuyes y poco a poco te vas acercando a él, unos días más y otros menos y así vas dejando de ser víctima para ser superviviente.

viernes, 4 de mayo de 2018

ME ODIO



Siento asco y vergüenza cada vez que un recuerdo de mi infancia se apodera de mí, siento miedo cada vez que me veo de niña bloqueada y paralizada cuando los insultos y gritos inundaban mi casa, cuándo mi padre me miraba fijamente y me decía que me fuera a mi cuarto y el entraba detrás de mí, siento vergüenza, rabia y odio cada vez que recuerdo como utilizaba el sexo para evitar que me siguierais pegando, cómo os buscaba, como os quería y hacia todo lo que me pedíais, posaba para vuestras fotos y jugaba a vuestros juegos aunque a mí no me gustaba.
 Como siento vergüenza cada vez que el miedo me paraliza o me impide vivir, siento asco cada vez que recuerdo como me castigabais en un rincón en el comedor y cuando alguien entraba me dejabais en ridículo y permitíais que se burlaran de mí, siento asco cada vez que recuerdo a mi hermano, insultándome y como vosotros le reíais las gracias, siento dolor cada vez que un escalofrió recorre mi cuerpo y me veo en el cuarto oscuro,sola,gritando muerta de miedo, frio y hambre y siento asco cada vez que me veo arrastrándome o suplicando que me dejarais salir, qué me portaría bien y haría lo que querías, siento asco cada vez que tu voz se apodera de mi cabeza y pienso que soy un monstruo, detestable que no merezco vivir y mi ansiedad se apodera de mí y lo único que quiero es cortarme o castigarme porque creo que no merezco vivir, que fue mi culpa y que no hice nada para evitar que me vendierais; me siento sucia cada vez que un recuerdo de mi infancia se apodera de mí, cada vez que te veo con mi hermana pequeña en brazos y me decías si no vienes tu se lo hago a ella y yo agachaba la cabeza y llorando te pedía que la dejaras que ya iba yo y como tonta te creía, pensé que mientras yo estuviera hay no le harías nada a ella pero me equivoque, y me odio cada vez que me recuerdo en la cama con otro niño y pensando que seria mejor hacerlo yo que se lo hicieras tu o cualquier otro adulto.
Me odio y me avergüenzo de mí, de mi cuerpo, de lo que sentí cada vez que me pegabas o me violaban, cuando pienso que ojalá me hubiera muerto por que así no seguiría sufriendo ni sintiéndome tan mal cada vez que los recuerdos de mi infancia vienen a mí.
Me odio cada vez que me siento, sola, abandonada y en peligro, cada vez que extraño una familia y que deseo algo que yo nunca tuve y jamás tendré, me rompo cada vez que soy consciente de que nada de lo que paso fue mi culpa y que hiciera lo que hiciera nunca iba a ser suficiente ni a estar bien para vosotros.
Odio cada vez que el dolor y el sufrimiento se apoderan de mí y mi única reacción es ir al baño a vomitar y cada vez que las ganas de cortarme, pegarme o insultarme por lo tonta, inútil y mala que soy vuelven y cada vez pierdo mas el control y me abandono a la desidia, dejó de comer y me alejo de las personas que me quieren.
Odio mi vida, me odio a mí y odio todo lo que hice para sobrevivir, se que ese odio no es mío ,que no me corresponde a mi cargarlo si no a vosotros por eso estoy escribiendo esto intentando así pasaros a vosotros este asco, esté odio y esta vergüenza que pago conmigo intentando así de poner la culpa y la responsabilidad de lo que viví en vosotros y no en esa niña pequeña,indefensa,dependiente e inocente que lo único que hizo fue intentar sobrevivir con las herramientas que tenia a su alcance aun sin saber el alcance de lo que vivió tendría en su vida adulta y todo lo que tendría que aceptar y aprender a vivir con ello pues es la única manera de seguir adelante y aunque duela tanto eso es lo que debe hacer, vivir y ser feliz.

viernes, 27 de abril de 2018

MIS EMOCIONES ANTE LA SENTENCIA DE LA MANADA

Mis emociones,
rabia,enfado y decepción.
Estoy dolida y rota, ayer volví a sentir como el miedo y el asco se apoderaba de mi al oír como el sistema judicial, machista y patriarcal juzgada y revictimizaba una y otra vez a la victima y defendía y hasta justificaba a los agresores, los hechos probados en esta sentencia describen una violación en toda regla y no unos abusos, ayer volví a sentir el asco y el miedo que sentía cada vez que mi padre venia a mi cama por la noche, o el miedo a morir que sentí el día que un hijoputa que no conocía de nada me puso un cuchillo en el cuello y me agredió y violo durante horas, volví a sentir el asco, la vergüenza y la culpa que sentí justo después de todo esto. Hacía tiempo que no tenia pesadillas con mis agresiones y que no me sentia tan desprotejida y sola,esta noche volví a ser esa joven indefensa y asustada que era incapaz de hablar y romper el silencio de lo que estaba pasando, ayer y hoy siento y pienso que hemos perdido la oportunidad de hacer justicia y de dar a la victima lo que se merece, siento asco y vergüenza por vivir en un país en el que se mete en prisión a raperos por escribir canciones y sin embargo se piensa que 5 chicos mayores y de superior envergadura no intimidaron a la victima por lo tanto es abuso y no agresión, siento asco y vergüenza cada vez que la sociedad nos critica, nos juzga, nos aparta, nos repudia y un largo etc., nosotras no lo provocamos, no lo buscamos y no hemos hecho nada malo por lo que no somos culpables de nada mas que de sobrevivir y seguir adelante.
Me siento desprotegida como mujer en este país, me pone de los nervios pensar en mis sobrinas, amigas, y adolescentes de este país, en un sistema judicial que no nos protege si no que nos echa a los leones una y otra vez.
Todo lo que no es consentido es violación, maldita sea cambien las leyes para que no sean un catalogo de como evadir responsabilidades.

lunes, 14 de agosto de 2017

ABUSOS SEXUALES Y PORNOGRAFIA INFANTIL


Mi familia me vendió desde que tengo uso de razón hasta que tuve la fuerza y la capacidad para irme sin mirar atrás, ser consciente de esto ha supuesto un duro y doloroso trabajo personal y terapéutico por mi parte, hace años que decidí alejarme de ellos y poco a poco he podido enfrentarlos, uno a uno y a muchos hasta judicial-mente, por lo que parte de ellos han pasado por prisión he tenido que vivir en primera persona, él visionado del material encontrado en redadas policiales y he sentido como me re-victimizaban una y otra vez en cada declaración y hasta en algún juicio, he tenido que oír todo tipo de justificaciones y ataques personales por parte de la defensa para desacreditarme a toda costa y eso me ha supuesto un gran esfuerzo personal y que en muchas ocasiones me ha pasado factura tanto física como emocionalmente.
Por eso hoy quiero escribir y hablar sobre ello pues creo que es necesario que deje de ser un tema tabú, hace falta que la sociedad acepte y entienda que esto sucede y que sucede mucho más de lo que nos gustaría aceptar y pasa mucho más cerca de los niños de lo que pensamos, en un 80 o 90 % de los casos, el agresor u agresores están en el ámbito familiar o más cercano del niño y que en la mayoría de los casos no es necesario la agresión física para que el menor acabe guardando silencio y convirtiéndose en víctima , simplemente con el chantaje emocional y el abuso de poder que el agresor tiene sobre el menor es suficiente.
Sin embargo, en mi caso existió un maltrato físico, psicológico y sexual brutal durante 16 años, en el que todo mi entorno participo por acción u omisión, dé una sociedad que oculto y callo durante años y que después de descubrirse todo y que yo decidiera dar la cara y sacar la basura a la calle siguen creyendo que todo lo sucedido ha sido culpa mía, siguen defendiendo a los agresores y son incapaces de aceptar y enfrentar que se han equivocado y que han hecho mucho daño.
 Igual que esos pedófilos que defienden la pornografía infantil porque dicen y creen que solo miran y que eso no hace daño a los niños, directamente posiblemente sea así, pero indirectamente si lo hacen porque si no hubiera demanda de esas imágenes no habría oferta y no habría degenerados pederastas que maltratan, torturan y violan una y otra vez a niños para grabarlo y luego venderlo, ó para fotografiarlos, son incapaces de tener empatía, ó de ponerse en la piel de esos niños.
Cada fotografía echa a un menor, implica una agresión y un episodio de terror y pánico que lleva al niño a sentirse cómplice y culpable en muchas ocasiones, que lleva a que muchas veces se sufra amnesia, simplemente para poder sobrevivir y que esto conlleva un alto precio que nos pasa factura en la edad adulta, tanto o más que en el momento de los abusos.
Nos lleva a ponernos en peligro inconscientemente en la juventud y a tomar decisiones equivocadas que nos arrastran cada día más y más al infierno, hasta que un día despertamos y decidimos enfrentarnos a nuestros monstruos por muy duro y doloroso que sea el camino, recordar y aceptar implica revivir y reconstruir el puzle de nuestra vida para así poder cerrar este capítulo de nuestra vida y seguir adelante como adultos sanos.
Durante años creí que algo malo y horroroso vivía dentro de mí, que no merecía vivir y que era indigna;
Los abusos y la prostitución infantil a la que me sometieron hizo que creyera que era lo que merecía y que jamás nadie me querría y mucho menos me creerían, por eso calle durante años y por eso intente mirar para otro lado y hacer como que nada de lo que recordaba era cierto ni verdad, pero no funciono, entré en un mundo muy negro que casi me cuesta la vida en más de una ocasión y aun ahora después de años de tratamiento y de tener un alta médica, todavía caigo una y otra vez cuando alguna situación o pensamiento me lleva a esas emociones que de niña se impregnaron en mi piel a fuego y que todavía hoy me siguen haciendo daño, cada vez que un recuerdo me lleva a sentirme pequeña, vulnerable e indefensa como cuando los abusos sucedían, cada vez que me acurruco en mi cama llorando desconsoladamente, o cuando la ansiedad y el miedo se apoderan de mí y me impiden cumplir con mis obligaciones cotidianas, trabajo estudios etc,o como cuando mi autoexigencia y nivel enfermizo de critica negativa hace que me menosprecie o me crea peor persona o inferior al resto y eso me impide ser objetiva y avanzar, o cuando el dolor es tan grande que lo único que lo hace soportable es el premio o castigo y la autodestrucción atreves de la comida, por defecto o por exceso da igual, son dos caras de la misma moneda.
Cuando un recuerdo viene a mi mente y el sentimiento de asco, vergüenza y culpa por lo vivido se apodera de mí cuando tengo una lucha constante con mi monstruo para de una vez por todas sentir el cariño de mi pareja y el sexo como algo bueno, natural y necesario y no como algo sucio o malo, como algo a lo que tengo derecho y me merezco igual que respirar o vivir, cada vez que algo así me sucede me acuerdo de esas fotos y de todo lo que sentí y viví y siento rabia y últimamente me cabreo y mucho pero por fin ya no lo hago conmigo sino lo hago con ellos, por fin pongo responsabilidades en quien las tiene y por fin empiezo a ver a esa niña pequeña y vulnerable como una víctima inocente y no como culpable, por fin empiezo a acercarme  a esa niña con cariño y no con rabia y enfado, por fin empiezo a vislumbrar el perdón hacia esa niña inocente, por fin mis caídas son cada vez menos frecuentes y más cortas y menos dolorosas, pero llegar hasta aquí no ha sido fácil, en este camino perdí muchas cosas y sobre todo personas, pero también gane otras que sé que me apoyaran y acompañaran siempre y que estarán siempre a mi lado, que me aceptan con mis virtudes y defectos y que sé que haga lo que haga o pase lo que pase siempre estarán conmigo, y ahora sé que toca visibilizar y dar a conocer estas cosas porque por mucho que duela, esto sucede y si la sociedad no lo acepta esto no podrá cambiarse, hay que luchar por que las leyes cambien y la justicia sea justa y los depredadores cumplan las condenas y no puedan salir y volver hacer daño.

lunes, 31 de julio de 2017

POR FIN LLEGO AL FINAL DEL CAMINO


Por fin después de muchos años de terapia, trabajo personal y esfuerzo veo el final de túnel cada vez más cerca.
Por primera vez en muchos años me siento bien y tranquila conmigo misma, por fin empiezo a ver el pasado como eso, como pasado y no como algo que me impide vivir y mirar hacia delante.
Poner distancia y objetividad, adjudicando responsabilidades ayuda a dejarlo ir y pasar página; No se trata de buscar culpables, sino de repartir a cada uno lo que le corresponde.
Romper el silencio y pedir ayuda es un primer paso necesario para sanar y poco a poco recuperar la vida, que en el pasado nos robaron.
Saber perdonar no implica olvidar todo lo que nos hacen sin importar cómo nos sentimos sino aprender a dejar el rencor atrás, pero sin justificar lo injustificable.
Aprender a perdonar y a pasar página no implica que no nos importa lo que nos hagan o hayan hecho, sino que no dejamos que ese enfado se convierta en rencor e inunde de malestar nuestra vida.
De hecho, perdonar nos ayuda a dejar pasar lo sucedido, pero tomando decisiones que nos protegen de aquello que nos ha perjudicado en el pasado para que no nos perjudiquen en el presente ni en el futuro.
La realidad es que ninguno de nosotros somos perfectos, todos cometemos errores, es importante que compren damos esto, pues en muchas ocasiones tenemos unos niveles de auto exigencia que son imposibles de cumplir, lo cual nos pueden generar sentimientos de frustración, ansiedad o enfado con nosotros mismos y con el mundo, reconocer que somos humanos es el primer paso para dejar atrás lo sucedido.
La cuestión está en cambiar esa espiral de pensamientos que nos llevan a un callejón sin salida por un afrontamiento mucho más adaptativo del problema.
una vez que tomamos conciencia de que no somos perfectos, toca plantearnos lo mismo respecto a los demás, no hay que perdonar todo lo que nos hacen por costumbre, es importante dar peso a nuestros propios derechos y necesidades. Así, aprenderemos a poner límites a los demás y a defender nuestros propios derechos.
 Es importante que reflexionemos sobre lo sucedido y aceptemos nuestros errores y aciertos, y nos demos permiso para sentir lo que sea que sintamos sin juzgarnos ni castigarnos por ello, pues es licito y necesario, no hay sentimientos o emociones buenas o malas, ni mejores ni peores son las que son de esta manera trataremos de adjudicar la responsabilidad de lo sucedido a quien corresponde, se trata, por lo tanto, de equilibrar la balanza entre nuestras necesidades y las de los demás.
Aceptar el pasado como real y aceptarlo como nuestra experiencia vital es doloroso y un camino interminable y cuesta arriba muchas veces en el que nos caemos y levantamos, acertamos y nos equivocamos, en el que lloramos, nos reímos, sentimos, nos enfadamos, aceptamos ayuda y aprendemos a relacionarnos y a sentirnos orgullosos de nosotros mismos, aprendemos a valorarnos positiva mente y todo esto me enseño que es de buena persona ser agradecida,
Dar gracias por estar hay, por aguantarme mis cabreos, mis lloros, mis ansiedades y mis paranoias, respetando mis tiempos y mis necesidades sin pedir nada a cambio, gracias a mi pareja, mis amigos y la gente que me quiere y siempre ha estado hay, mis terapeutas y mis compañer@s de camino, gente de la que he aprendido y seguiré aprendiendo más y más cada día.
Gracias a Internet a mi blog y a la pasión por escribir y así sacar fuera todo lo que me hacía daño, a forogam,ese sitio maravilloso que me abrió los ojos y me hizo ver la realidad y aceptar que tenía que cambiar si no quería perderme por el camino, un año ingresada me enseñó a quererme y a valorarme, a creer en mí y a superar mi enfado conmigo misma con mi niña pequeña, con mi cuerpo y con lo que tuve que hacer para sobrevivir, deje de castigarme ,de autolesionarme y de vomitar, acepte que la ansiedad me acompaña en mi camino y que la medicación me ayuda a controlarla,  poco a poco estoy logrando ser feliz,trabajo,estudio y lucho por lo que quiero y creo, defiendo mis intereses y lucho contra las injusticias, conseguí justicia y encerrar a varios de mis agresores, perdiendo muchas personas por el camino, tuve que aceptar que durante mucho tiempo me toco luchar sola por vivir y fue duro aceptar y atravesar el dolor que me causo ser consciente de esas pérdidas, fue largo y duro pero ahora sé que todo esto ha merecido la pena, poco a poco estoy consiguiendo llegar al final y estoy tremendamente orgullosa de mí, tengo lo que tengo gracias a mi esfuerzo y mi trabajo, no le debo nada a nadie, ni siquiera a mi familia y por fin me siento en paz conmigo y con mi pasado, sé que no siempre estaré tan bien y que seguramente me caeré pero ahora creo en mí, confió en mí misma y mis decisiones, acepto que me puedo equivocar y sé que tengo las herramientas suficientes para levantarme y seguir adelante.
Por fin veo el final del camino y se que lo lograre.

domingo, 2 de julio de 2017

¿MEREZCO VIVIR Y SER FELIZ?


La vida se nos presenta de formas inexplicables.
Un día todo está bien y al otro día despiertas y sientes que el mundo se te vino abajo.
Yo aprendí, después de tantas pérdidas tantas heridas y tanto dolor, que eso es normal, que la vida no la tenemos asegurada ni comprada con garantías como cuando compras algo en una tienda y viene con garantía de por vida.
La realidad es muy distinta. El dolor puede tocar tu puerta el día que menos lo esperas y te puede derrumbar en un segundo. ¡Claro... uno puede decir que hay que estar atentos!, pero ¿quién está atento al dolor? ¿quién está pensando que te puede tocar a ti?
Un día nos toca y perdemos la cabeza, nos enfermamos y nos dejamos llevar por el dolor y las lágrimas, pero claro, el proceso es largo y muy duro. Y lo que te duele no es lo que pasará después, qué harás después, sino sobrellevar el "momento" en que estas sumergido en el dolor y en las lágrimas.
Eso es lo que muchos no entienden... que mientras dura...el que tiene que vivirlo y soportarlo es uno y no el amigo que solo quiere... (pobre...) traerte un poco de ánimo y de esperanza.
Solo que en esos "momentos" nada nos puede secar las lágrimas. Solo el tiempo... desgraciadamente, el tiempo, ese aliado positivo y a veces tremendamente negativo es el único que nos puede curar...
Que combinación terrible pueden resultar: ¡¡¡el tiempo, el dolor, las lágrimas y la desesperanza!!!
Pero ¿qué otra opción nos da la vida? NINGUNA. Solo el tiempo tiene la respuesta ... y a nosotros, a los que nos está doliendo algo, no nos queda otra que ponernos de su lado y esperar... esperar que sanen las heridas.
Y que un día podamos sonreír de nuevo, sin miedo, sin temor, sin ese horrible sentimiento de creer que no podemos más...
Por eso HOY me uno a la esperanza y al "TIEMPO"... y espero con ansias y a veces con la maldita "paciencia", que el tiempo lo cure todo.... Y que las risas vuelvan sin forzarlas, sin LOS INTENTOS desespera dos por parecer ESTAR BIEN.
Estoy en un momento complicado de mi vida, nuevos recuerdos, sentimientos y sensaciones me están embargando y es a mí a la que me está costando mucho aprender a lidiar con ellos y aceptar que no son ni buenos ni malos que son lo que tiene que ser y que tengo todo el derecho del mundo a sentirlos sin castigarme ni odiarme por ello.
Me esta costando aceptar que me puedo enfadar y que no por eso soy mala, o peor persona y que tengo todo el derecho a hacerlo, me está siendo tremendamente complicado caminar esta parte del camino pues está siendo muy dolorosa, por lo vivido y por como yo lucho contra ello y por lo tanto conmigo misma, dicen que no hay peor juez que uno mismo y en este caso tristemente es así, porqué aceptar que hice lo que pude y que no fue mi culpa si no de ellos, implica aceptar que soy vulnerable y débil y que no pude evitarlo conlleva también aceptar que soy humana, que sufro que siento que me equivoco y fracaso como todo el mundo y eso no es ni bueno ni malo es lo que tiene que ser.
Estoy nerviosa, intranquila y tremendamente agotada, mucho estrés acumulado y muchas emociones encerradas en mi castillo y en mi bunker para no sufrir y para así tener siempre la escopeta cargada para defenderme y ahora que tengo que dejar esas defensas porque ya no me sirven para poder seguir viviendo, necesito dejarlas poco a poco y así ir descubriendo otras cosas y otras emociones y me desborda porque el miedo me acecha y me embarga haciéndome bloquearme y esconderme o huir porque que quedarme hay implica sufrir y caminar por el dolor es lo que ahora mismo me cuesta porque implica acepar que estoy viva a pesar de todo lo vivido y aceptar que tengo derecho a ello.
Estos días me estoy permitiendo gritar, enfadarme, sentir y hasta insultar a mis monstruos ,me estoy permitiendo llorar ,he sentido rabia y pánico ,me he encerrado a oscuras y sola en mi cuarto abrazada a mi peluche y he estado horas y horas acurrucada en una esquina y abrazada a mí misma, he salido a caminar y en bici y  hasta me he ido a un parque a columpiarme en un columpio y a gritar, estoy dejando que mi niña salga y se expresé  que me diga y me pida lo que necesite y por primera vez en mi vida la estoy escuchando y la estoy permitiendo ser ella y estoy aceptando que debe ser así porque es un paso necesario para sanar y poder seguir mi camino cerrando de una vez este capítulo tan duro y doloroso de mi vida.
Pero hoy si confió en poder seguir caminando y además creo en mí y en la fuerza que tengo para conseguirlo, aunque duela y sea complicado sé que ahora puedo y debo porque me lo merezco y por qué ahora sé que puedo con lo que venga y que merezco seguir luchando por mi felicidad y por vivir.

lunes, 26 de junio de 2017

RECUERDOS: SIENTO RABIA Y NECESITO GRITAR:

Llevo desde el juicio, hace ya un par de semanas durmiendo mal, estoy intranquila y excesivamente nerviosa, vuelvo a sentir asco y vergüenza y he vuelto a tener pesadillas con mi padre en concreto con los viajes que hacíamos una o dos veces al año y que solo disfrutábamos los dos, ni mi madre ni ninguno de mis hermanos participaba en ellos.

Son episodios de mi infancia que prácticamente olvide hasta hace un par de años que mi memoria empezó a devolverme algunas imágenes, olores o situaciones, yo llevo desde entonces luchando conmigo para cerrar esa caja de truenos pues es demasiado doloroso para mí, pero ya no la puedo cerrar, desde el juicio para acá han aumentado los flashbacks, imágenes, olores y sensaciones que me llevan a esos viajes y esos fines de semana.

Siempre eran 4 o 5 adultos y 4 o 5 niñ@s de entre los 2 o 3 a los 16 años más o menos, eran chales o casas alejadas en urbanizaciones o playas y lugares de difícil acceso o ubicación, nos íbamos de casa el viernes y regresábamos domingo noche o lunes mañana, siempre eran en vacaciones del colegio por lo que posiblemente alguna vez allá durado más.

Recuerdo como los adultos nos exhibían como modelos con biquinis o desnudos y como por turnos iban eligiendo a quien querían durante unas horas, cada adulto elegía a un niño y durante horas éramos de su propiedad no podíamos ni hablar a no ser que nos dieran permiso, teníamos que tratarlos de DON, de USTED o de  AMO según ellos desearan, recuerdo el miedo en las caras de los niños, nos trataban como esclavos sin ningún derecho, éramos simples robots de usar y tirar a su antojo.

Recuerdo el maltrato físico y sexual hasta la tortura y recuerdo como nos intercambiaban y nos obligaban a mantener relaciones entre nosotros, como los más mayores intentábamos proteger a los más pequeños y como algunos coincidimos durante unos años y como otros no volvían, recuerdo como nos intentaban enfrentar y ponernos celosos unos de otros para así justificar sus castigos, recuerdo apuestas, dinero, alcohol y drogas.

Recuerdo el dolor, el miedo, el olor y el susurro de sus voces, recuerdo el tacto de su cuerpo sobre el mío, recuerdo el frio recorrer mi cuerpo y como me volaba para verlo todo desde fuera y poder sobrevivir, recuerdo, los gritos, lo lloros, las suplicas para que pararan, recuerdo creer haber muerto en muchas ocasiones, recuerdo como nos metían en la bañera con agua fría o hirviendo según les apetecía, como nos quemaban con cigarrillos y como nos asfixiaban mientras nos penetraban o nos obligaban a masturbarlos, como nos insultaban y como la cámara de video o de fotos estaba siempre encendida en las habitaciones, recuerdo como utilizaban la comida o el agua para beber como moneda de cambio para que obedeciéramos y no protestáramos y recuerdo como nos encerraban en un armario sin luz durante un tiempo o como te ignoraban o te obligaban a mirar mientas estabas atada en una silla o como nos amenazaban con hacer daño a los más pequeños si nosotros no queríamos hacerlo, recuerdo golpes y más golpes, nauseas vómitos y recuerdo reírme, recuerdo ese cosquilleo en el estómago y ese gustillo al descargar tantos nervios y miedo esa sensación que yo tengo asociada al orgasmo, esa respiración acelerada en ellos y esos ojos encima de mi cuerpo desnudo, recuerdo las lágrimas y gritos desesperados de dolor, y el miedo y terror a morir y a la vez el deseo de dormirme y no despertar.

Recuerdo intentar ponerme enferma para no viajar y recuerdo decirle a mi padre que no me gustaban sus amigos ni sus regalos, que no quería ir, y recuerdo como se enfadaba y me obligaba a ir, recuerdo como me decía que tenía que trabajar y recuerdo como cuando alguna vez algún adulto me daba algún dinero o algún regalo mi padre me lo quitaba y lo utilizaba para que hiciera lo que él quería, recuerdo sangre, mareos y desmayos;

Pero sobre todo lo que más recuerdo de todo esto, además de las imágenes que me atormentan últimamente, es el asco y la vergüenza la sensación de ser mala y de no estar a la altura de lo que él quería, hiciera lo que hiciera nunca estaba bien, yo tenía que ser su puta y ser obediente y sumisa y lo fui durante mucho tiempo hasta que dije basta.

Y ahora siento que me rompo cada vez que me apetece tener sexo, o cada vez que me apetece masturbarme, me siento sucia y mala solo por el simple hecho de necesitarlo o de pensar en ello;
Me vuelvo pequeña y vulnerable y me bloqueo, por lo que lo evito a toda costa hasta que ya no puedo más y lo utilizo para hacerme daño, como castigo, abuso de la masturbación hasta sentir dolor y así descargar toda la rabia y odio que siento por todo lo que viví me relaja y soy feliz durante un instante hasta que la culpa y la vergüenza vuelven a instalarse en mi por fallar y por volver hacerme daño y es la pescadilla que se muerde la cola, y soy incapaz de romper el círculo vicioso en el que entro igual que con los flashbacks y los recuerdos deseo olvidarlos y así dejar de sentir y de sufrir pero eso es imposible, cuesta tanto aceptar que por mucho que duela eso paso y es cierto que no me lo he inventado y que hice lo correcto que era sobrevivir.

Siento que me rompo cuando pierdo el control de mis emociones, cuando lloro descontroladamente, o cuando la angustia o la ansiedad se apoderan de mí, cuando mi cuerpo se tensa hasta no poder apenas moverme, o cuando la migraña y los vértigos inundan mi vida sin control, o cuando me encierro en mi habitación abrazada a mi peluche y en posición fetal y tapada hasta los topes para que no me encuentren y no me hagan daño, cuando me pierdo con la bici durante horas o cuando corro sin parar hasta caer exhausta, siento que los abusos lo inundan todo y que jamás  conseguiré ser normal o sanar, que por mucho que haga siempre vuelvo a mi castillo, al círculo de seguridad, el premio castigo, la autodestrucción y sabotea-miento a mí misma y a todo lo conseguido, al re-victimismo porque me es más fácil llegar hay que enfrentarme de una vez por todas a mis fantasmas, es más fácil enfadarme conmigo que con ellos y así nunca lograre sanar, y sinceramente ahora mismo no sé si quiero hacerlo, estoy tan cansada, tan triste que no se si tengo fuerzas para seguir luchando..

sábado, 24 de junio de 2017

LOS MONSTRUOS EN LA OSCURIDAD DE LA NOCHE:


     Hace años que tus manos, tu olor, tus susurros y tu voz ya no me torturan, aunque si me acechan y me asustan, me despierto llorando y aterrada acurrucada en una esquina de la cama, tapada hasta el fondo intentando pasar desapercibida y deseando que esa noche no vinieras.
     Deseando que por una vez tus manos y las mías no se cruzaran, que por una vez tus manos no me sobaran y tocaran de manera que yo me quedara petrificada sin saber qué hacer, yo solo era tu niña y sin embargo tu solo buscabas tu satisfacción sexual y personal, el abuso de poder y maltrato al que me sometiste desde que tengo uso de razón, tu respiración en mi cabeza cada noche que aterrada me despierto y cada vez que la ansiedad, la rabia y la vergüenza se apoderan de mi por todo lo que tuve que hacer para sobrevivir ,los años que pase castigándome por ello, ayunando días y días, o comiendo sin control a lo desesperado por llenar el vacío que todo eso me creo...
     Poco a poco y con los años mi memoria me devuelve recuerdos tremendamente dolorosos e injustos, que me han marcado el resto de mi vida, y que influyen de manera incisiva y constante práctica mente en todo lo que hago desde entonces.
     En días como estos desearía no sentir, no recordar y así no sentirme una puta cada vez, que un olor, un movimiento o una situación me llevan a mi infancia, a tus viajes y a tus amigos, a esos lugares oscuros y tenebrosos que durante años me obligaste a frecuentar esos fines de semana que solo tú y yo disfrutábamos y en los cuales tu ego y tu poder aumentaban considerablemente a costa del daño y el sufrimiento que nos infringías, tu satisfacción y agresividad aumentaba cada vez que recibías una llamada y mi miedo y pesadillas aumentaban cada vez que me llamabas, tu risa y tu respiración aumentaban considerablemente cada vez que tu mirada se posaba en mi cuerpo desnudo y tus manos se apoderaban de él, tu voz y tus insultos vuelven una y otra vez a mi mente y yo me vuelvo de nuevo pequeña y vulnerable mientras que mi ansiedad, tristeza, rabia y dolor se apoderan de mí.
     Y yo lloro y me desespero incapaz de dejar de sufrir y de entender por qué no puedo vivir y ser feliz, porque no puedo olvidar y porque mi cuerpo a dejado de ser mío para abandonarme una y otra vez mientras que yo intento recuperarlo desesperadamente sin conseguirlo.
     Porque cada vez que intento dejarme llevar, tu olor, tú respiración y tu piel regresan a mi vera para no abandonarme, y el asco se apodera otra vez más de mí y las náuseas y las ganas de vomitar vuelven otra vez más, y los paseos nocturnos a la cocina y al baño después de que mi monstruo viniera a mi cuarto cada noche, la sensación de seguridad que me daba sentir que lo controlaba y la sensación de fortaleza que sentía cada vez que cambiaba el dolor físico por el emocional para así, volar  y olvidar lo duro que era estar en casa mientras que unos hacían y deshacían a su antojo ante la permisividad y complicidad del resto.
Cuando mi cabeza vuelve una y otra vez a mi infancia, cuando siento que estoy aquí de prestado, que no lo merezco y que debería haber muerto, en alguna de las ocasiones en que la muerte me rondó.
     Cuando siento que me rompo en pedazos y que las fuerzas me fallan, cuando la apatía y la tristeza me llevan una y otra vez a la desesperación y al desaliento, cuando vuelvo una y otra vez a ese infierno.
     Cuando siento que me muero, cuando el llanto y los gritos de dolor se apoderan de mi cabeza y las imágenes  y sensaciones regresan una y otra vez sin control, las pesadillas y la ansiedad vuelven, el cansancio y apatía me consumen poco a poco.
     Estas semanas han sido duras, mucho estrés, mucho miedo, muchas pesadillas, insomnio, vergüenza y culpa han vuelto de manera incontrolada sensación de fracaso y de vergüenza por momentos me atormentan mientras que en otros me siento bien tranquila y orgullosa por seguir aquí y por vivir tengo sentimientos contradictorios y eso me hace estos días mucho más duros y complicados porque no entiendo porque se puede amar y odiar a la vez, sentir rabia, cabreo y dolor a la vez que placer, sentir que has hecho lo correcto y lo que podías hacer y por el contrario sentir y creer que no haces más que ir de fracaso en fracaso y que no mereces seguir aquí.
Cuando todo vuelve a mi cabeza una y otra vez yo me desmorono y todo se vuelve negro mis fuerzas se agotan y yo me caigo y me levanto, sigo luchando por sobrevivir y renazco una y otra vez de mis cenizas.

martes, 20 de junio de 2017

A MI NIÑA PEQUEÑA NURIA

 Hola pequeña…Ya estoy aquí, hacía mucho que quería escribirte esto, pero no sabía cómo.
Ahora no tengo que buscarte detrás de mi cama… porque ahora estás afuera jugando, cantando, correteando todo el tiempo a mi alrededor.
Te veo en cada momento, en cada gesto, en cada pensamiento que tengo, en cada emoción que me invade… ahí estás poniendo tu punto de alegría, ingenuidad, curiosidad innata, esa sabiduría infantil y sincera.
Estás conmigo, vives conmigo y yo te cuido…. Aunque he de admitir que quizás hasta cuidas tú más de mí que yo de ti, Porque has sabido protegerme durante toda nuestra vida, has sido paciente, tanto tiempo ahí escondida simplemente esperándome con esa paciencia infinita, a que yo fuese capaz de verte y sobre todo a que yo fuera capaz de poder escucharte.
Tan callada y tan discretamente a mi lado, que ni he tenido conciencia de tu existencia, como sabías que eso es lo que podías hacer por mí; Que yo no supiera que estabas y de que algún día tendríamos que encontrarnos y atravesar la tenebrosa tormenta del recuerdo, para poder nacer a la vida de nuevo…
Creo que la mejor manera de hacerlo es diciéndote que te quiero mucho que siempre te he querido y que siento mucho no haberte cuidado y protegido, espero que puedas perdonarme.
Quiero decirte que ahora estas seguras que no te pasara nada porque yo estoy contigo y te acompañare y cuidare, te prometo que no te volveré a dejar sola ni abandonarte, no volveré hacerte daño castigándote, quiero que confíes en mí y poco a poco puedas volver a sonreír, a jugar y a recuperar la inocencia que un día te robaron ,porque es tuya y por qué te lo mereces, no te puedo decir mucho más simplemente prometerte que jamás nadie te hará daño y que nunca más volverás a estar sola porque yo estaré siempre acompañándote.

miércoles, 14 de junio de 2017

EL JUICIO

PRIMERA SESIÓN DE JUICIO :

Primera sesión de juicio dura y dolorosa, la actitud de J… altiva y desafiante, según mi abogada:Hoy respondía a las preguntas de su defensa, echando balones fuera constantemente, justifican do sus actos, en lo que sufrió de niño, intentó durante media mañana justificar que una víctima de Así en la infancia es en un 80 o 90 por ciento agresores de adultos, argumento incierto, no está  probada la relación causa efecto por lo que yo argumenté que por esa regla de tres yo tendría que ser agresora y no lo era por lo tanto no tiene que ver una cosa con la otra, si no que estaba relacionado con las decisiones de uno mismo a lo largo de su vida, el decidió cruzar la línea mucho antes de lo que él decía, por lo que hace mucho que había dejado de ser víctima para ser un agresor.En principio el abogado fue educado y respetuoso con sus preguntas, directo y conciso hasta que poco a poco se fue enfrascando en su mala argumentación y fue perdiendo los nervios hasta faltar al respeto y afirmar que:El haber sido prostituta algún beneficio tiene que tener, mi cabreo y ansiedad iba aumentando a medida que argumentaban semejante barbaridades, desde luego tienen poca vergüenza y ninguna ética, la juez y el jurado con cara de perplejidad y asombro y yo al borde de una crisis de ansiedad.Además, argumentaron que el hizo lo que le enseñaron, se mostraron unas imágenes de mi hermana y mías jugando y posando, riéndonos y su defensa alegó que no debió de ser tan traumático cuando se nos ve tan felices, además se me acuso de mala hija, agresiva, altiva y no sé cuántas cosas más. Han intentado utilizar mi historia clínica en mi contra, pero la juez no lo admitió, posible mente se pida un informe forense psicológico para acreditar la veracidad de mi testimonio, el cual haré sin ningún problema, aunque ya se entregaron dos de los juicios anteriores.Su defensa justifica sus actos en la infancia de maltrato físico y psicológico que sufrió y su necesidad obsesiva y convulsiva de sexo y de satisfacer se sin ser consciente del daño que eso ocasiona al otro, un carajo sabe perfecta mente lo que hace y el daño que supone, es un cabrón hijo de puta...Yo había escrito una carta hace unos días para entregarle a su abogado para que se la hicieran llegar ,no creía que la leyera pero ante el acoso de su defensa yo se lo comente a la fiscal y a mi abogada y han hecho una copia para su abogado  y otra para cada parte y se la han dado a la juez que ha decidido hacérsela llegar al jurado.

SEGUNDA SESIÓN DE JUICIO:
 Hoy me interroga la fiscalía, preguntas sencillas y concisas aunque dolorosas, muy educada y tranquila se ciñe estrictamente a corroborar datos y situaciones sucedidas, demostradas con pruebas y testigos, intenta no argumentar a no ser que sea estrictamente necesario, intenta rebatir datos que se dieron ayer con estadísticas ciertas y reales, yo contesto segura y concisa unas veces e irónica en muchas otras, intento informar y aclarar cuantas más dudas mejor mostrándome tranquila y segura aunque hoy no tengo un buen día, estoy triste, nerviosa, enfadada y tremendamente cansada.
Tememos dos descansos a lo largo de la mañana y en uno de ellos me tiene que atender el servicio de urgencias del juzgado pues me baja la tensión y no me encuentro bien los nervios me traicionan y me derrumbo aunque consigo recuperarme y terminar el interrogatorio satisfactoriamente, se ha hablado de mi infancia y de las relaciones familiares ,sobre todo del trato y educación que mi padre nos dio a él y a mí para que el jurado entendiera que mi hermano fue educado para ser agresor y las mujeres para ser sumisas y victimas sin voz ni voto ni derecho a nada algo a lo que yo me negué y revelé desde  que fui consciente de que eso no era lo normal, hablé un poco de las consecuencias que los ASIS en la infancia tienen en las victimas.
 Estoy triste apagada, dolida y sin ganas de nada, me siento mal espero que todo esto pase pronto, ahora intentare desconectar hasta el lunes y cargar pilas para enfrentar con ganas la última sesión.
ULTIMA SESIÓN DE JUICIO:
Interrogatorio por parte de mi abogada, por lo que estaba tranquila, ella fue directa y concisa a lo que le interesaba, matizamos algunas cosas que se dijeron estos días y las primeras horas hasta el descanso fueron tranquilas y rápidas las últimas 2 horas aproximada mente fueron más duras.
 La juez pidió a los abogados que se hiciera un pequeño alegato de lo sucedido estos días para facilitar el trabajo y la de liberación al jurado, mi defensa y fiscalía hicieron un alegato conjunto reforzando las pruebas que hay y defendiendo la veracidad y credibilidad de mi testimonio, incluyendo los tres informes forenses realizados hasta ahora.
Sin embargo su defensa hace una interpretación irreal ,sesgada y manipulada de los hechos, intenta desacreditarme de todas las formas posibles y ataca de manera cruel mis decisiones y los motivos que me llevaron a ellas, me acusa de egoísta, mala persona e interesada ,ha intentado hacer ver al jurado que no ha sido tan traumático como lo cuento y que me podía haber ido mucho antes y que lo único que me movió a denunciar y declarar es el dinero de las indemnizaciones ,que no tengo escrúpulos  ni vergüenza.
Ha atacado a la unidad de delitos telemáticos de la policía nacional intentando desacreditar la custodia y la manera en que se consiguió la primera imagen y la orden judicial que autorizo el registro, en un momento dado tengo que salir de la sala pues me estaba poniendo mala, no puedo entender cómo se permite este tipo de defensas.
Encima y para rematar mi hermano pidió turno de palabra y se ha despachado a gusto además de amenazarme de muerte delante de toda la sala por lo que la juez lo ha desalojado y lo acusara de desacato a la autoridad o algo así, se  han aprobado medidas de protección adicionales y se han ampliado las ya existentes ,se ha autorizado judicial mente la posibilidad de que se destruyan las imágenes ya identifica das sin mi autorización ,además se pide que se recopilen y guarden todas las declaraciones mías echas en sede judicial y policial tanto escritas como vídeo conferencias o en  los juicios para utilizarlas si es necesario y evitar en la medida de lo posible tener que declarar en juicios posteriores, pues la juez considera que se me está dando trato injusto  al haber una Re- victimización constante, al haber estado implicada en tres investigaciones diferentes y tres juicios por delitos parecidos en menos de 10 años lo que a todas luces le parece abusivo y desproporcionado pues habiendo pruebas tan palpables cree que se ha abusado de mi buena fe, y le ha dado un tirón de orejas a la unidad de delitos sexuales y telemáticos tanto de la policía nacional como guardia civil y policías autonómicas ,por lo que estoy contenta, aunque muy cansada.
Durante estos días me he sentido bien y mal a la vez, realmente me cuesta aceptar los halagos y la ayuda todavía tengo muy tocada la auto estima y eso me está perjudican do y ralentizan do mucho mi recuperación, por lo que muchas veces me bloqueo y paralizo porque no se manejar la frustración y la sensación de fracasar, o de no estar a la altura de lo que se espera, tentó un nivel enfermizo de exigencia y eso se me vuelve en contra por momentos.


ENCUENTRO CON MI HERMANA Y CARTA A MI HERMANO

Miércoles, 7 del 06 del 2017.
Esta mañana me encontré con ella después de casi 5 años sin verla y una relación telefónica y por email intermitente y complicada.
Abrazo eterno y un silencio atronador en medio de la estación de tren, increíble y maravilloso momento.
Después de unas horas volvimos a encontrarnos, un paseo increíble, una agradable compañía de su marido y una comida increíble, hablamos mucho la verdad y aunque ha sido doloroso, ha merecido mucho la pena y creo que nos ayudara a ambas;
 Ella empieza a ser consciente de muchas cosas y aunque le duele está dispuesta a trabajar, por suerte a dado con una buena terapeuta y tiene una persona maravillosa a su lado que la cuida y acompaña en este camino.
Descubrir que la vida de ella en el colegio no fue tan fácil ni tan bonita como yo creía ha sido un palo, ella tiene sus propios monstruos yo creía que eran secuelas de lo vivido en casa antes de que yo me la llevara con 6 años ,pero estaba equivocada su monstruo era otro, uno que la atrapo y embauco aprovechándose de las circunstancias y aunque sé que no fue mi culpa yo me siento mal hice todo lo que pude porque no sufriera lo que yo no lo logre, encima sus compañeros tampoco ayudaron mucho, pero sé que ella es fuerte y tremendamente valiente y podrá superarlo estoy convencida de ello.
Animo campeona sabes que estoy aquí para ti siempre y que te quiero un montón.
CARTA A MI HERMANO
Hace mucho que quería escribir esto, pero no me sentía con fuerza para hacerlo;
Lo primero que quiero decirte, y para que no se me olvide después, es que lo que siento por ti es el más profundo desprecio que humanamente se puede sentir, te aseguro que no cabe más aquí dentro. Te odio y desprecio, con toda la carga negativa que tu miserable mente sea capaz de ponerle.
Eres un monstruo perverso, dañino, despreciable, miserable e inhumano. Eres un delincuente pederasta, depravado, falso, mentiroso, malvado, pérfido, vil y cruel, despiadado, abusador, sádico, salvaje, pervertido y degenerado. Eres repugnante y repulsivo, desaprensivo, sinvergüenza, ruin, infame, indigno, hipócrita, embustero, egoísta, canalla…. Un magnífico cabrón.
Puedes sentarte para seguir leyendo o sencilla mente no seguir, eso a mí ya me da igual.
Has sido un cabrón, hijo de p…, degenerado, pederasta, fue vil y cruel el maltrato físico y psicológico al que me sometiste desde que éramos unos críos, como te reías de todo y de todos. Cómo sabiendo el daño que podías hacer y lo que eso suponía  pudiste cruzar esa línea y pasar de ser el hermano mayor y protector a ser un monstruo más, cómo pudiste burlarte de mí delante de tus amigos y violarme como permitiste que tus amigos también lo hicieran, sabias que estaba mal y el daño que hacías y aun así lo hiciste y yo como siempre calle ,siempre supe que habíamos tenido sexo pero porque nuestro padre nos obligaba a ello para grabarlo y luego venderlo jamás pensé que hubiera salido de ti pero por desgracia me equivoque, lo hiciste y me consta que en más de una ocasión y ahora es a mí a la que la toca decidir qué hacer con todo lo que se me pasa por la cabeza aunque tengo que admitir que descubrir todo esto me ha hecho mucho daño y me ha dolido muchísimo por eso te escribo esto necesito saber¿ por qué dejaste de ser víctima y te convertiste en verdugo, en agresor , sé que aprendiste del cabrón hijo de puta de nuestro padre,  y de una madre igual o peor que el, sé que viste muchas cosas de niño y que participaste en muchas otras pero eso no justifica lo que as echo durante tantos años yo sufrí mucho y viví muchísimas cosas y sin embargo jamás se me paso por la cabeza hacerle daño a nadie y mucho menos a niños indefensos.
He vivido y crecido pensando que algo malo y sucio había dentro de mí,
pensaba que jamás sería feliz y que no merecía existir pues así me lo han inculcado desde el día que nací práctica mente ,vosotros decidisteis que queríais que viniera a este mundo y hasta para que lo queríais y nunca se os paso por la cabeza ni os importo lo que yo pudiera sentir o pensar ,fuisteis tremendamente egoístas y malvados y a pesar de todo eso me ha costado más de media vida ser consciente del daño que me hicisteis y de las secuelas que eso dejo en mí y aun a si os he querido casi más que a mi propia vida.
Y ahora soy yo la que con mucho esfuerzo y trabajo he tenido que recomponer poco a poco el puzle de mi vida, he tenido que recoger y pegar los trocitos de mí, que se perdieron por el camino de la vida, esos trozos que vosotros rompisteis y pisoteasteis durante los primeros 16 años de mi vida.
Ha sido duro ver como poco a poco ibais cayendo del pedestal que como mi familia os tenia, hace mucho que la relación ya no era lo que debía ser, realmente nunca lo fue, porque eso no es ser padre, ni madre ni hermano eso es algo incalificable y que a mí a día de hoy después de 20 años y ya con 35 casi 36 y sin ser madre no concibo.
No puedo entender como un padre y una madre puede disfrutar viendo como un niño de 10 años tortura y maltrata a una niña de 8, como una madre puede ver a su marido con su hija en la cama follando y se de media vuelta y cierre la puerta y se vaya, como una madre puede gritar, humillar e insultar a una niña de manera tan cruel.
Todavía hoy me duele el alma cada vez que un recuerdo viene a mi cabeza y me siento tan pequeña e indefensa como cuando esa agresión paso, siento miedo y terror y se me clava en el alma la mirada esa mirada triste apagada y de terror que me acompaño durante casi media vida, siento rabia, vergüenza, asco y pena pero por-fin ya no por mi si no por vosotros, ya ni siquiera me dais pena poco a poco estoy llegando a esa indiferencia que tanto deseo, que llegue el día que aunque tenga que ver imágenes o hablar o declarar como ahora mismo por lo que sucedió, no me afecte, por lo menos no me impida seguir mi vida con normalidad, deseo de verdad dejar de sentir esa rabia, odio y asco que os tengo ahora mismo, no me gusta pero entiendo y sé que es parte de sanar y que al final llegara la indiferencia, no el perdón, yo lo siento pero ni olvido ni perdono, ni siquiera busco venganza solo justicia y aunque no creo en ella  como tal si no en las personas que la componen también  pienso que el daño causado es irreparable, pero esto estallo y ya no es responsabilidad mía lo que pase, aun ahora habiendo todo lo que hay y un par de  sentencias judiciales que me dan la razón.
Hace 2 años que te detuvieron, Y que vinieras a buscarme para matarme y hace poco que hizo un año, del único cara a cara que tuvimos donde descubrí lo perverso hijo de puta, cerdo, cabrón degenerado que eras, y eres y seguramente serás hasta el día que te mueras, fue duro oírte hablar de mí y de mi hermana como objetos de tu posesión, de usar y tirar cuando te venia en gana y más duro fue ver esos ojos clavados en mi cuerpo, la sensación de que me desnudabas con la mirada y que por un momento volvía a ser tuya, pues no cabrón ya no soy esa niña asustada, ya no tengo miedo ni a ti ni los papas ni siquiera a esa sociedad cómplice  e encubridora, ahora ya nada me impide vivir ser feliz y disfrutar lo que muchos años perdí ahora soy dueña y señora de mi vida y ya no os debo nada, soy lo que soy gracias a mí y la gente que realmente me quiere por eso cierro aquí con un ADIÓS hasta nunca esperando encontrar pronto esa indiferencia que tanto deseo.

PROCESO DE CAMBIO, PASOS EN MI CAMINO HACIA MI LIBERTAD.

Sábado, 20 del 05 del 2017

Llevo unas semanas diferente, he pasado por muchas emociones distintas;

La rabia, el enfado, la tristeza, la negación, el rechazo, la minimización, la falta de confianza, el miedo y un largo etc.….

He intentado romper mis muros, creados en mi infancia para sobrevivir y que de adulta se han ido adaptando para poder vivir y ser feliz, no está siendo un camino fácil y es tremendamente doloroso, pero sé que todo esto merecerá la pena.

Desde la terapia grupal de la semana pasada algo ha cambiado en mí, no sé muy bien el que, pero entendí que tengo derecho a vivir a sentir, a reclamar o pedir lo que necesito sin sentirme mal o culpable por ello y por primera vez en mucho tiempo me sentí bien y orgullosa de ello y no me castigue por ello, puede parecer algo sin importancia pero para mí ha sido un gran paso, pues hasta ahora creía y sentía que no tenía derecho a nada bueno y que no merecía vivir, y eso ahora ha cambiado ,me permito sentir, si necesito llorar lo hago y si algo no me gusta lo digo y entiendo que no por ello soy  peor persona ,inferior o mala y esto me ha dado un gran impulso de confianza y de fuerza, aunque admito que se me hace muy raro y extraño , me cuesta reconocerme y me cuesta manejarme en estas situaciones, pero admito que me gusta.

En estos años he hecho muchas cosas que no supe valorar adecuadamente, tenía tan normalizado el maltrato, psicológico, físico y sexual que viví, que normalice las consecuencias que eso tuvo en mi vida y en mi manera de actuar, tengo la sensación que estoy siendo consciente ahora de lo duro que fue y del valor que tiene que hoy siga viva y todo lo que conseguí a pesar de todo yo estoy bien y poco a poco he ido ganando batallas y sé que ganare esta guerra.

Abra cosas en la vida, que me duelan, que me hagan daño, pero ahora sé que tengo las herramientas suficientes para enfrentarme y superarlo, sé que la felicidad constante no existe y que esta vida es un camino cuesta arriba muchas veces y cuesta abajo muchas otras, y que las emociones no son ni buenas ni malas son las que son y solo tengo que dejarme sentir y atravesar ese dolor, para seguir adelante con mi vida y eso no me impida hacer y luchar por lo que quiera.

He llorado muchas lágrimas, dé rabia, de dolor, de tristeza, de impotencia y hasta de duelo por todo lo que en este camino perdí, por lo que debió haber sido mi infancia y nunca fue, por la familia que debí tener y no tuve, pero ahora por fin admito que no lo tuve y que no puedo sufrir eternamente por lo que nunca tuve y por fin valoro que tengo muchas otras cosas y personas por las que realmente merece la pena vivir y estar aquí hoy, por fin creo, valoro y confió en mí y en todo lo que conseguí cierto que hay cosas que fueron fáciles, otras difíciles, unas me gustan más y otras menos y eso es lo normal, sé que todavía me queda camino por recorrer y muchas cosas que cambiar pero por fin creo y confió en que podre con ello y que lo lograre igual que todo lo que ya conseguí, y por fin entendí que puedo caerme, equivocarme y hasta fracasar pero eso no hace que yo sea peor persona o mala, simplemente me hace humana y eso no es ni bueno ni malo es lo que tiene que ser como seres humanos, racionales y emocionales que somos.

He descubierto que todavía tengo secuelas que mejorar y cosas que cambiar y por fin acepto que eso debe ser así y acepto que es mi responsabilidad hacerlo, en una semana y media tendré que ver a mi hermano, declarar en su contra  y seguramente oiré cosas que me harán daño y me dolerá, pero por fin sé que podre con ello y lo que es más importante, sé que es lo correcto y lo que debo hacer y por fin acepte y entendí que mi hermano será condenado por lo que hizo y no es mi responsabilidad si no la suya, porque fue el, el que cometió el delito y es el, el que tiene que responder por ello, yo simplemente debo decir la verdad y defender mis derechos.


ROMPIENDOME EN MIL PEDAZOS MIENTRAS TU SOMBRA ME ACOMPAÑA…

Viernes, 21 del 04  del 2017

Últimamente no hago más que romperme una y otra vez, con cada olor, sonido o recuerdo que viene a mi cabeza o a mi cuerpo, me rompe el alma y el corazón.
Y cada vez me cuesta más reconstruirme; Mi cabeza y mi cuerpo cada vez
somatiza más y más, yo ya no sé cómo salir, ni siquiera sé si merece la pena luchar contra los monstruos cada vez más grandes y amenazadores y yo sin embargo cada vez más y más pequeña y sin fuerzas.
Siento un asco y una vergüenza tremenda cada vez que tu apareces en mis pesadillas o tu olor o tu tacto viene a mi cuerpo, es tan real que el miedo y la ansiedad se apoderan de mi sin piedad y cada vez me cuesta más volver al aquí y al ahora, darme cuenta de que no es real, de que no me está pasando ahora y que simplemente es un recuerdo de mi infancia que igual que llega se ira me atormenta mientras el dolor y el sufrimiento se apodera de mí y me rompo.

Necesito descargar tanta ansiedad y busco de nuevo el dolor físico y el castigo para pasar el dolor emocional y así no atravesarlo me vuelo a mi mundo y dejo de sentir pero solo es una utopía porque el dolor vuelve una y otra vez y cada vez más fuerte y luego la vergüenza y la culpa vuelven a mí de nuevo y otra vez empiezo el circulo vicioso y soy incapaz de romperlo y salir de el par de una vez por todas ser libre y dejar así de sufrir de llorar y de sentir que tu sigues a mi lado como una sombra larga y oscura que no me deja vivir.

MIEDO A LOS CAMBIOS

Martes, 28 del 03 del 2017

Estoy escribiendo esto después de bastante tiempo sin hacerlo no por ganas si no por falta de tiempo, entre trabajo y estudios voy de bólido.
Desde hace un par de meses hago una terapia grupal gestáltica y la verdad es que estoy tremendamente contenta estoy descubriendo un mundo fascinante para mí y con el que estoy aprendiendo mucho en conjunto con mi terapia individual de EMDR e HIPNOSIS la cual hago desde hace ya unos cuantos años.
Hace un par de semanas tuve un bajón muy grande por nuevos recuerdos y por una sensación de no avanzar y fracaso que me acompañan bastante a menudo.

Y que me llevan a tener una ansiedad muy alta y una baja capacidad de manejar la frustracion,lo que me está llevando a plantearme cambiar también a gestáltica mi terapia individual; Tengo la inmensa fortuna de haber encontrado a 2 terapeutas maravillosas y que me están ayudando muchísimo en mi recuperación pero aun así me asusta equivocarme ; Por un lado me apetece enfocar mi terapia de otra manera más en mí, en el aquí y ahora y menos en los ASIS,pero a la vez me asusta lo que me pueda encontrar; Tengo la sensación de que me boicoteo constantemente exigiéndome de manera cruel y castigándome al no manejar la frustración y no se estoy cada vez más confundida .

Además he tenido un accidente y estoy de baja con lo que eso conlleva para mí, aunque intento distraerme y cuidarme a veces hago todo lo contrario y no me gusta nada, estoy triste apática y los nuevos recuerdos y el juicio que tendré en unos meses contra uno de mis agresores no me ayuda, necesitaba desahogarme y no encuentro mejor sitio que este para hacerlo.







CARTA ABIERTA A MIS MONSTRUOS: MI PADRE, MI MADRE, MI HERMANO Y LA SOCIEDAD QUE LO SABIA Y LO PERMITIÓ Y AHORA PRETENDEN CALLARME Y HACERME CULPABLE

Jueves, 27 del 10 del 2016

He vivido y crecido pensando que algo malo y sucio había dentro de mí,
pensaba que jamás sería feliz y que no merecía existir pues así me lo habéis inculcado desde el día que nací prácticamente, vosotros decidisteis que queríais que viniera a este mundo y hasta para que lo queríais y nunca se os paso por la cabeza ni os importo lo que yo pudiera sentir o pensar.

Fuisteis tremendamente egoístas y malvados y a pesar de todo eso me ha costado más de media vida ser consciente del daño que me hicisteis y de las secuelas que eso dejó en mí y aun  así  os he querido casi más  que a mi propia vida.

   Y ahora soy yo la que con mucho esfuerzo y trabajo he tenido que recomponer poco a poco el puzle de mi vida, he tenido que recoger y pegar los trocitos de mí, que se perdieron por el camino de la vida, esos trozos que vosotros rompisteis y pisoteasteis durante los primeros 16 años de mi vida.

   Ha sido duro ver como poco a poco ibais  cayendo del pedestal que como mi familia os tenía, hace mucho que la relación ya no era lo que debía ser, realmente nunca lo fue, porque eso no es ser padre, ni madre eso es algo incalificable y que a mí a día de hoy después de 20 años y ya con 35 casi 36 y sin ser madre no concibo.

   No puedo entender como un padre y una madre puede disfrutar viendo como un niño de 10 años tortura y maltrata a una niña de 8, cómo una madre puede ver a su marido con su hija en la cama follando y se de media vuelta y cierre la puerta y se vaya, cómo una madre puede gritar, humillar e insultar a una niña de manera tan cruel.

   Todavía hoy me duele el alma cada vez que un recuerdo viene a mi cabeza y me siento tan pequeña e indefensa como cuando esa agresión pasó, siento miedo y terror y se me clava en el alma la mirada esa mirada triste apagada y de terror que me acompaño durante casi media vida, siento rabia, vergüenza, asco y pena pero por fin ya no por mi sino por vosotros, ya ni siquiera me dais pena poco a poco estoy llegando a esa indiferencia que tanto deseo, que llegue el día que aunque tenga que ver imágenes o hablar o declarar por lo que sucedió, no me afecte, por lo menos no me impida seguir mi vida con normalidad, deseo de verdad dejar de sentir esa rabia, odio y asco que os tengo ahora mismo, no me gusta pero entiendo y sé que es parte de sanar y que al final llegara la indiferencia, no el perdón, yo lo siento pero ni olvido ni perdono, ni siquiera busco venganza solo justicia y aunque no creo en ella como tal si no en las personas que la componen también pienso que el daño causado es irreparable.

Pero por esto estallo y ya no es responsabilidad mía lo que pase, no fui yo quien cometió los delitos si no la victima así que no tengo por qué callarme o avergonzarme, no entiendo por qué los vecinos, la familia y el entorno que en su momento lo ocultó y propició que los malos tratos físicos, psicológicos y los abusos sexuales siguieran sucediendo durante tantos años.

   Ahora reclaman silencio ahora se avergüenzan de lo que pasó pero en su momento no les importó no defender a una niña indefensa, ahora intentan callarme y hacerme sentir culpable por permitirlo y por callar tantos años, lo siento señores fuisteis vosotros los que os equivocasteis no yo y ahora os digo calle, porque cuando lo conté siendo niña nadie me escuchó ni me creyó, os daba tanto miedo mi familia y mi padre que fuisteis incapaces de enfrentaros a ellos, tuve que ser yo la que con 16 años dije ni una agresión más y me fui llevándome a mi hermana conmigo, sois vosotros los que
aun ahora habiendo todo lo que hay y un par de sentencias judiciales que me dan la razón los que seguís enviando anónimos y amenazando para que me calle, lo siento señores no me da la gana, no volveré a callarme porque para sanar hay que hablar y sacar fuera la mierda en la que viví, sacar los trapos sucios y lavarlos fuera y extenderlos, por fin soy libre y lucho por lo que quiero.

Hace solo unos días que ha hecho un año de tu detención

Y que vinieras a buscarme para matarme y próximamente hará también un año, del único cara a cara que tuvimos donde descubrí lo perverso hijo de puta, cerdo, cabrón degenerado que eras, y eres y seguramente serás hasta el día que te mueras, fue duro oírte hablar de mí y de mi hermana como objetos de tu posesión, de usar y tirar cuando te venía en gana y más duro fue ver esos ojos clavados en mi cuerpo, la sensación de que me desnudabas con la mirada y que por un momento volvía a ser tuya, pues no cabrón ya no soy esa niña asustada, ya no tengo miedo ni a ti ni los papas ni siquiera a esa sociedad cómplice e encubridora, ahora ya nada me impide vivir ser feliz y disfrutar lo que muchos años porque ahora soy dueña y señora de mi vida y ya no os debo nada, soy lo que soy gracias a mí y la gente que realmente me quiere peso cierro aquí con un ADIÓS hasta nunca esperando encontrar pronto esa indiferencia que tanto deseo.



TEXTOS ESCRITOS A LO LARGO DE MI SANACION

jueves, 01 del 09 del 2016

No sé muy bien por dónde empezar, tengo un montón de cosas en la mente...
Espero ser clara y entenderme.

A ver, me cuesta creer que atrocidades como éstas puedan suceder, me llenan de
rabia, de dolor, de indignación, de impotencia...pero el odio no es un sentimiento
que me haga bien.
Soy un ser humano, de nobles sentimientos, aunque hoy solo pueda ver culpa, cobardía, debilidad, suciedad, yo te aseguro que eso no es así; yo siempre pensé que el mundo estaba echo para los fuertes...en tal caso, seriamos todos fuertes, creo que la vida está creada para todos, y el ser sensible no es impedimento para ella, los problemas de cada uno están hechos a medida de la fuerza interior de cada uno...quizás para mí, soy débil, dependiente y no tengo derecho a vivir en este mundo, pero hay que superar el dolor y ser fuerte, YO no tengo la culpa de nada de lo que ha sucedido...no sé si debo asumirlo, pero mi mundo cambió y más que cambiará y a mí me toca ese cambio, sé que no es fácil y no puedo dejar mis problemas, tu pasado a un lado, pero asumir no es negar ni olvidar...es simplemente cicatrizar heridas muy profundas, que hoy sangran y duelen, sin duda dejarán marcas, pero es preciso que la herida cierre, eso lleva tiempo, dátelo, nadie puede reprocharte que te sientas como quieras, pero trata de no bajar los brazos, aunque duela...
Lamento tú vacío y tu desconsuelo...es difícil soportar la injusticia, pero nadie nos dijo que la vida iba ser de color de rosas, es muy difícil, si no puedes asumir tu cruz, al menos intenta preparar tu corazón para no sentirte desahuciada, no te quedes sola; cerrando las puertas de tu corazón a todo el mundo, solo conseguirás ausencias.
Tomar distancia en los momentos críticos, ese silencio abismal y enfermizo en el que te encierras para escapar de todo lo que te rodea, estás construyendo una muralla absurda que va acentuar más el sufrimiento, tienes que luchar para fortalecer tu corazón y no para construir una fortaleza impenetrable en torno a él, tienes un corazón enorme, tu corazón no es de piedra....una persona que escucha y se preocupa por la gente que le rodea, tiene sentimientos dentro suyo, SI, en cambio, es verdad que te encierras en un mundo muy oscuro y frio y no dejas que nadie pueda abrir una ventana para airear tu corazón, un corazón que pide a gritos un golpe de viento para respirar, una vuelta de cara, un color diferente, un corazón que está cansado de asumir culpas, de sufrir todos los dolores propios y ajenos y todas las noticias que vas recibiendo no hagan sangrar aún más las heridas que hay que ir cerrando poco a poco, pero más allá de eso, eres.
Soy yo la única que puede decidir un ABISMO o un nuevo CIELO para mi vida; no te empujes a ti misma hacia un abismo eterno, busca soluciones, intenta todo hasta lo imposible pero no desaparezcas del mundo, no desperdicies tu oportunidad de ser, de respirar, de sentir, deja de aquietar tu interior, muévelo, sacúdelo, no dejes pasar el tiempo porque no vuelve y nos deja solas. Tu vida sin duda no es un desierto, solo tienes que proponerte desde el fondo de tu golpeado corazón, algún método de salida, algún escape verdadero, alguna esperanza con alas.
Pensamientos sobre el TCA.
Últimamente he descubierto que quizás ésta enfermedad se ha convertido en parte de mi vida, con sus manías y obsesiones pasaran a formar parte de mi vida, mi personalidad, por eso el miedo a dejarla es tan grande, por la sensación de vació que pueda producir por eso mi objetivo principal es aprender a convivir con una especie de "EQUILIBRIO" con mi enfermedad, tratando de que influya lo menos posible en el resto de mi vida y cada vez ocupe un lugar más pequeño...tengo que confesar que cuesta, que a veces tengo la esperanza de que ese espacio sea cada vez más chico, tan chico que llegue a desaparecer; me cuesta pero poco a poco, voy logrando ese objetivo, a medida que los objetivos de mi vida se hacen más importantes, las manías van disminuyendo.
Claro que cada tanto tengo un recordatorio, una recaída sobre todo en los momentos más críticos en mi vida, como éste, porque el primer modo de reaccionar es relacionar los sentimientos con la comida. Con el tiempo voy sintiendo que la enfermedad y yo vamos logrando una relación más pacífica, ahora y después de muchos años estoy aprendiendo a "ESCUCHARLA" y cuando las obsesiones comienzan a perseguirme me pregunto ¿Qué es lo que me está pasando de vedad?,
¿ Por qué me siento así?
Por supuesto que no siempre son rosas, ya que cada día es una lucha continua por no caer nuevamente y no siempre lo logro, ni tampoco todos los días tengo fuerzas para pelear, porque a diferencias de otras drogas, porque si la comida es mi droga particular, ésta droga es indispensable para vivir por eso espero tener la fuerza para sacudir el polvo de la caída y levantarme con la cabeza bien alta y un día poder decir:

"COMO PARA VIVIR"

NO

"VIVO PARA COMER"

LA UTODESTRUCCION =CULPA=VERGUENZA=FRACASO.

Miércoles, 20 del 04 del 2016

Mi mundo se tambalea de nuevo, mi cuerpo se rinde al dolor y al placer del control y la autodestrucción.
Encerrada en mi habitación, a solas y a oscuras con una cuchilla o con una aguja o mis uñas extremadamente largas, arañándome y rascándome sin parar, hasta que mi piel se rompe poco a poco.

Mi mente se queda en blanco y olvido por un momento las imágenes que me atormentan, vuelo a un paraíso donde dejo de sentir y de sufrir, pero dura poco el asco y la vergüenza se apoderan de mí de nuevo, me asaltan pensamientos e imágenes de mi infancia, mi padre a mi lado mirándome de manera abusiva, su olor, su tacto y su voz vuelven una y otra vez a mi mente y a mi cuerpo, náuseas, vómito y la ansiedad se apoderan de mí.

Intento sacar esto fuera pero no puedo, necesito llorar, gritar sacar esta frustración fuera pero no me lo permito y cada vez más el círculo vicioso se cierra sobre mí y yo me siento incapaz de salir, de romper las cadenas que me atan a mi pasado, me quedo en la zona de confort sin hacer nada para romper con ello, me abandono a la desidia y la apatía y vuelvo a volar a mi paraíso, una y otra vez, a veces, estoy aquí y funciono en mi día a día pero realmente mi mente y mi alma no están aquí, camino trabajo leo pero luego apenas recuerdo nada, mi bloqueo y mi desdoblamiento es tal que pierdo la sensación de realidad, siento que me rompo en dos y que mi alma me abandona como cuando era niña, cuando dejaba de sentir y me iba mentalmente para poder sobrellevar el dolor, y aunque sé que estoy jugando con fuego y que me puedo quemar realmente.

¿Quiero dejar de auto-lesionarme? O este confort y sensación de placer que todo esto me proporciona es lo que necesito para ser feliz, no sé, la verdad que este caos de sensaciones, pensamientos y sentimientos me entristecen y me paraliza, me da miedo seguir así, pero más miedo me da cambiar intentar cuidarme y mimarme. Es para mí, una utopía porque todavía odio demasiado a esa niña por lo que hizo y sobre todo sintió y aunque entiendo que no tenía más opciones no puedo perdonarla, y parece una broma de mal gusto. Hace ya tiempo que dejé de odiar a mis agresores, realmente ya no siento nada hacia ellos sin embargo soy incapaz de sentirme bien conmigo misma y con mi pasado, curioso verdad.

CARTA A MI HERMANA PEQUEÑA;MI NIÑA

martes, 1 del 03 del 2016

 Hola enana estoy escribiendo esto porque necesito decirte lo mucho que siento todo esto y lo mucho que me duele, para mí la vida no ha sido nada fácil y tu mejor que nadie lo sabes, sé que me equivoque en muchas cosas que debí ser más clara y concisa respecto a lo que había pasado en casa para que yo decidiera irme con 16 años y llevarte a ti conmigo con solo 6 años y alejarte de nuestros padres pero creí que eras demasiado joven y que saber la verdad te haría daño, lo único que quise fue protegerte y sin embargo conseguí todo lo contrario, te aleje de mí y fuese a refugiarte en mama, y ella te engaño igual que a mí y a todo el mundo intente advertirte en numerosas ocasiones pero no me escuchabas, y de verdad que hubiera dado la vida por evitar que pasaras por esto y te aseguro que lo intente por todos los medios pero ha sido imposible, la detención de J por intento de agresión y por agresión llevo a la aparición de nuevo material y no sabes lo que me ha dolido ser consciente de que todo lo que yo viví y sufrí no sirvió para nada y no pude evitar que tu pasaras por lo mismo y más me duele que ahora embarazada y preparando tu boda tengas que pasar por esto pero no es justo que me culpes a mi cuando los únicos culpables son nuestra familia, siento que te sientas engañada y defraudada pero sé que hice todo lo que pude para protegerte acepte que volvieras a Galicia que cuidaras de mama aunque sabias que tu postura me dolía y sabes que he sentido y pensado últimamente.
Que me han utilizado como saco de boxeo mi padre descargaba sus instintos y necesidades conmigo mi madre descargaba su frustración conmigo y después mi hermano hizo lo mismo que mi padre y ahora tú haces exactamente lo mismo que mama, echas balones fuera no aceptas lo que has descubierto y me culpas a mí de todos tus males pues lo siento en el alma pequeña pero no te voy a permitir que sigas haciendo me daño por mucho que me duela porque aunque tu no lo creas te he querido y te quiero más que a mi propia vida y aunque pienses que me equivoque y que lo que siempre he querido es hacerte daño te aseguro que nada más lejos de la realidad, lo único que he intentado siempre ha sido protegerte y cuidarte mucho más de lo que papa y mama han hecho ,ten en-cuenta que yo era una niña de 16 años cuando me fui de casa y te lleve conmigo y si te interne en un colegio peor porque no podía hacer otra cosa yo tenía que trabajar y tu tenías que estar cuidada y protegida te iba a ver siempre que podía tenías todo lo que querías y más, en los momentos más complicados de tu juventud cuando el accidente de autobús quien estuvo hay fui yo y no pretendo echarte nada en cara porque lo hice porque quise y por qué al alejarte de los papas adquirí una responsabilidad hacia ti para sacarte adelante y eso hice hasta que tu tomaste tu camino sé que me equivoque pero también sé que no es justo el trato que me estás dando y lo siento pero yo he llevado este peso muchos años sola y hace meses que decidí que no iba a luchar yo sola con esta banda de pederastas hijos de p.... por qué no es justo que yo cargue sola con eso por eso aunque me duela el alma ahora os toca a los demás dar la cara y enfrentaros a la verdad y lo siento pero no fue mi culpa y no voy a permitirte que me hagas daño: Te quiero pero ahora te toca a ti luchar por tu vida es tu proceso y debes caminarlo tu sola yo estaré aquí para ayudarte y acompañarte siempre que lo necesites y quieras pero eres tú la que debes caminarlo.

Te quiero tu hermana mayor.

Y esta es su respuesta:

A ti Nana

Hola Nana te escribo esto desde el fondo de mi corazón entiendo que las dos nos hemos equivocado tu cuando era una niña ocultándome informaciones has mantenido alejada de todo y ahora de golpe me encuentro con este marrón cosas que han pasado y que yo debería haber sabido y que tenía derecho a saber pues es mi vida y tú me la has ocultado y no es justo.
Encima con qué derecho te crees para venir ahora con todo esto joder estoy embarazada y te ha dado lo mismo sabes que he tenido que ver cosas y enterarme de otras por un policía podrías haber tenido la decencia de decírmelo tu,nisiquiera cuando decidí venir a Galicia fuiste clara conmigo siento que me has mentido y engañado y me duele porque al ocultarme la verdad me quitaste el derecho a decidir si quería tener relación o no con mama y el tipo de relación me dejaste a los pies de los caballos sin poder protegerme porque no sabía de qué me tenía que proteger y encima mama se aprovechó de mi desconocimiento para engañarme y tenerme a su lado y sé que aunque actué así porque solo conocía su versión y no la tuya y eso me duele porque yo quizá me equivoque pero tu también y sinceramente quiero creer que ha sido sin mala intención porque no soportaría lo contrario, hace tres meses que hago terapia y está siendo complicada creo que necesito una conversación contigo clara y saber realmente como pasaron las cosas y como decidiste llevarme contigo necesito saber y entender y ahora mismo eras la única persona que me lo puede explicar y tengo que contarte que fue exactamente lo que paso con J pues ha sido más de lo que sabes necesito hablar de ello y creo que tu mejor que nadie podrá entenderlo pero me da miedo y vergüenza y ahora además mi estado me lo impide sigo con problemas y es posible que tenga que abortar y no sé si seré capaz de soportar otro aborto estoy enfadada cabreada y dolida siento que esto es injusto joder las personas que deberían haberme cuidado y protegido me engañan y mienten y me joden la vida que hice yo para que mama me grabara que pretendía y donde estabas tú¿ por qué no lo impediste? eras la mayor joder y aunque entiendo que tu también eras una niña me llevas 10 años porque me dejabas sola con mama si sabias lo que podía pasar.
Estoy mal y no quiero parecer dura ni brusca pero es que me siento tan defraudada y engañada encima me echas en cara lo que hiciste por mi joder tú lo decidiste así cuando me llevaste contigo no es mi culpa no es justo que me la eches espero que entiendas que necesito saber y necesito la verdad para poder reconstruir mi vida y crear mi familia y me gustaría recuperar a mi Nana esa que me abrazaba que me cuidaba y que aunque nos veíamos poco hizo que yo fuera la mujer que soy hoy quiero tener una tía para mis hijos quiero poder disfrutar de mi vida a tu lado y para eso creo que tenemos que luchar por ello yo lo necesito y espero que tu también.
TE QUIERO MUCHO NANA Siempre tuya TU ENANA.

Y en medio de todo esto yo me desbordo y vuelvo al pozo de nuevo

Esto es un sube y baja emocional brutal y la verdad es que no sé cómo afrontarlo de repente estoy arriba y de golpe abajo llevo unos días con mucha ansiedad y no se la verdad estoy tremendamente cansada y sin ganas de nada y no sé por qué debería estar contenta por el cambio de actitud hacia mí de mi hermana y sin embargo es todo lo contrario me da mucho miedo la puerta que se ha abierto y no entiendo por qué me cuesta tanto siento rabia y siento que mi puzle se ha vuelto a desmontar y yo no tengo ni ganas ni fuerza para volverlo a construir.
Mi monstruo me vuelve a atacar ferozmente y yo me rindo ante el sin siquiera presentar batalla,nauseas,vómitos,asco, atracones y dolor se apoderan de mi sin remedio todo se vuelve tremendamente oscuro y vuelvo a ser esa niña pequeña e indefensa que tanto odio, las ganas de cambiar el dolor físico por el emocional se apoderan de mi las ganas de terminar con todo este sufrimiento me llevan al borde del precipicio una y otra vez, los miedos e inseguridades se apoderan de mi tomando las riendas de mi vida una y otra vez y yo siento que soy un mostró detestable que no merece vivir, me encierro de nuevo en mi castillo sin dejar entrar a nadie ni nada mintiéndome a mí y al resto simplemente porque creo que no me merezco su atención ni su cariño y los alejo de mi sin más explicación ni motivo y aun así siguen hay días tras día no se dan cuenta de que quiero que me dejen en paz pero a la vez necesito desesperadamente un abrazo y un estoy aquí contigo, no sé si algo de lo que acabo de escribir tiene algún sentido pero necesitaba descargar todo esto que tengo dentro de mi corazón desde hace semanas, siento que soy un fraude y que no merezco estar aquí.


TRASTORNOS ALIMENTARIOS

Domingo, 7 del 02 del 2016

Este es algo que salió hace un tiempo conversando con un amigo acerca de algo que muchas personas conocemos en primera persona pero que pocas veces hablamos de ello y que realmente creo que es interesante y necesario hacerlo y que entre las enfermas en terapias grupales se ha comentado algunas veces. Y hoy recupero esta reflexión para compartirla con vosotros. Os dejo también el enlace de donde se publicó inicialmente hace ya un tiempo por una compañera de batalla.
http://1espejo1000ventanas.com/susana/author/susana894m/
Los TCA malditos trastornos tan difíciles de entender
Este tiempo de tratamiento me ha servido para aprender mucho de los TCA y para darme cuenta de lo poco que se sabe sobre ellos. La gente tiene una idea muy equivocada y muchas ideas preconcebí-das. Por eso hoy me ha apetecido contar que es un Trastorno de la Conducta Alimentaria, no la definición, no los tecnicismos, explicar el mío desde mi experiencia.
Te preguntan, en mi caso, “¿pero eso que es? ¿que no quieres comer no? ¿que cuando comes vomitas verdad? …etc.” y enseguida ponen etiquetas dependiendo del físico; anorexia, bulimia, trastorno por atracón (conocido como comedor compulsivo, aunque sin pensar que es una enfermedad) … da igual, son diferentes caras de la misma moneda. Cambian los síntomas, pero el fondo puede ser el mismo. Incluso en muchos casos es difícil poner una sola etiqueta, cuando se lleva media vida sufriéndolo se llega a pasar por todos, cada uno puede llegar como consecuencia del otro… otro motivo más que explica la dificultad de su diagnóstico, que hace que la gente no se dé cuenta de que quien tiene al lado lo está sufriendo porque como no puede encasillar ese comporta miento a la idea que tiene o el físico que se supone debe tener tampoco corresponde pues no ven las señales de alarma. Solo puedes sufrir un TCA si estás esquelética, o corres al baño tras ingerir algo o bien, esto últimamente porque antes no estaba considerado como tal, comes mucho (el caso que aún menos se asocia a un trastorno, y que si la persona tiene sobre peso se tacha de gula, obesidad, glotonería…). Pues no, el físico no es el indicador de un TCA señores. Ese es un gran problema que dificulta su detección. Una persona en normo peso puede estar sufriendo un trastorno alimentario.
Algo que puede parecer tan superficial como la excesiva preocupación por el físico y la comida es solo la punta del iceberg, es lo que se ve desde fuera, pero si profundizas siempre hay más escondido. “Niñas tontas que solo se preocupan de su cuerpo” he tenido que escuchar en alguna ocasión y morderme la lengua, bueno eso y otras tantas y tantas cosas. Pues no, eso también lo niego, eso no es el verdadero problema.
Tras un TCA se esconden muchas cosas, dependiendo del trastorno y la persona puede haber matices, pero a rasgos generales, aunque cambia el síntoma, la base es la misma. Tras un TCA hay una muy baja auto estima y necesidad de aceptación y aprobación, inseguridad, una gran auto exigencia, perfeccionismo y auto crítica que lleva a no valorarse ni reconocerse nunca los éxitos ni las virtudes, necesidad de controlarlo todo (y de ahí el control con la comida y el peso, la “tranquilidad” de tener algo que controlas tú), aguantar demasiado y no saber decir no, no tolerar la frustración que muchas veces tú mismo te creas poniéndote metas inalcanzables exigiéndote por encima de los límites normales, entrar en el círculo vicioso de blanco/negro o todo/nada (si no es perfecto es una mierda, expresión típica). El peso, la comida, el físico es parte del afán de control y es la manera de tapar el resto de problemas. Es curioso cómo no nos damos cuenta, pero es un mecanismo de defensa aprendido que salta si algo no va bien. Para esto es importante la terapia grupal o individual, da igual. Ahí consigues analizar y ver porque ese día te veías peor, o porque de pronto tu cuerpo no era capaz de ingerir nada o, al contrario, aparece un “hambre” (ansiedad) descomunal … Es algo que cuesta ver y sobre todo trabajar y cuando lo consigues lo ves claro. Yo ahora sé que no me gusta mi cuerpo, que aún me avergüenza un poco, pero si tengo un problema primero me centro en ello para poder resolverlo y el físico pasa a segundo plano. Pero no es fácil y menos cuando estás completa mente metida en el TCA porque entonces, aunque intentes verlo no puedes. Es característica también la distorsión de la imagen corporal, algo que me impactó mucho descubrir que sufría y que aún hoy no entiendo. No comprendo como la mente es capaz de crear esa realidad paralela que nos ciega… No comprendo como veo a los demás tal cual son y mi imagen no se corresponde a la realidad. Es difícil de entender y muy duro, para mí el momento más duro del tratamiento porque te hace dudar de todo tu mundo. Si lo que veo no es real ¿cómo sé lo que sí lo es? Es una sensación muy angustiosa, un miedo inexplicable, un des control, una sensación de locura…
Es algo muy complejo en donde influyen muchas cosas. La alimentación, el peso y el físico es lo que vemos y es lo que se empieza a trabajar para salir de ese pozo, pero hay mucho más trabajo. Hay que tener en cuenta también importantes factores sociales, educativos, familiares … suele haber algo que desencadena el trastorno, pero es la suma de muchas cosas aprendidas y te lleva a una vida de sufrimiento, de mentira, de dolor, de dejar de hacer cosas, de esconderte en ti misma, que va hundiéndote cada día un poquito más… Últimamente tengo muchas inquietudes respecto a los agentes externos que empujan o agravan el trastorno. Esto se nos está escapando de las manos, cada día personitas más jóvenes empiezan a luchar contra esto y me invade una gran impotencia. Quisiera gritar les que no vale la pena, quisiera poder hacerles fuertes, pero me pregunto cómo y no lo sé
Tengo tantos recuerdos en mi cabeza, tantas sensaciones, tanta lucha que quieren salir pero que no sé cómo ordenar ni como contar, tampoco creo que ejemplos concretos sean del interés de nadie; solo pretendo dirigirme en este caso a las personas que están alrededor del enfermo. Nosotros podemos llegar a entender lo que nos pasa, pero muchas veces no somos capaces de explicar en qué consiste todo esto y aunque lo hagamos la sociedad no está preparada para entenderlo. Solo pido que no se juzgue, solo pido un poquito de paciencia y empatía hacia esa persona que quizá cada vez que nos rechaza es que está sufriendo mucho en ese momento, solo quiero que no nos quedemos en la idea del problema superficial y se intente ayudar de verdad a esa persona, solo me gustaría que sobre todo por esas pequeñas personitas que están creciendo y son futuras adolescentes aprendamos a alimentarnos sanos sin pensar en calorías ni mi chelines ni bikinis, solo deseo que no se etiquete a nadie por su físico, solo me encantaría que las personas tuvieran las mismas oportunidades independientemente del físico.
Quizá esté pidiendo demasiado, ojalá un día sea lo normal
He leído una frase que me ha impactado “Tu problema es que quieres que sea perfecta, el mío pretender serlo”
¿A caso el resultado es definitivo?
Quizás no haya vuelta atrás con lo que ya se ha hecho, pero habrás hecho lo que mejor te ha parecido en ese momento tal y como veías las cosas, valorándolas y decidiendo…
Cuando has tomado la decisión, actúas de una forma y hay un resultado. ¡Bien!… después de obtener ese resultado, si no te gusta, vuelve, sigue pensando que es lo que quieres cambiar, por qué y el para qué… el cómo y la finalidad… y vuelve a intentarlo, pero ten en cuenta, que ya has hecho un cambio anterior y que la situación no es la misma, por lo tanto, fíjate en esa nueva situación y en la anterior, porque te dará pistas para seguir cambiando y modelando tu carrera por esta vida!
La vida es un camino donde tenemos que ir decidiendo cosas, a veces no hace falta pensarlas mucho y dejarnos sentir lo que en ese momento nuestra alma nos dice, nos pide… y poco a poco ir haciendo… Ninguna decisión es mala si no está hecha con mala intención… así que si algo no nos gusta, vamos a cambiarlo… a modificarlo… a buscar aquello que queremos y que nos puede hacer disfrutar de la vida!
Es el reflejo de lo que fui o de lo que estuve. La consecuencia de una personalidad demasiado auto exigente, que te hace actuar de una manera, cambiándote la vida, perdiendo años y oportunidades. No es definitivo, aunque te hace ser como eres ahora, perdiendo unas cosas y aprendiendo otras. Un capricho visto desde fuera, un espiral desde dentro. No es ninguna elección, es una salida, la que un@ encuentras… ¿Dónde está la salida? Lágrimas, tristeza, desesperación, miedo, más miedo, pánico, silencio, soledad…
¿El otro día un amigo me preguntó qué es en realidad un trastorno alimentario?
“Siempre he pensado que va de personas que quieren estar delgadas, pero no entiendo por qué si quieren esta guapa pierden el criterio de dónde está el límite”. No es que la pregunta me cogiera por sorpresa, pero cómo podía explicarle así, en plena calle, en mitad de tanto ajetreo, en una conversación entrecortada a alguien que ni siquiera sabe que yo tuve anorexia y bulimia que la enfermedad es mucho más que eso o que ni siquiera es eso en absoluto.
Cómo explicarle que la enfermedad es dolor, es angustia, es desesperación. Que la enfermedad es no saber adaptarnos a la vida, a nuestra vida, al ritmo que el mundo sigue ahí fuera, más allá de los límites de nuestro cuerpo. Cómo explicarle que la enfermedad es no aceptarnos por fuera, pero sobre todo no aceptarnos por dentro, no saber quiénes somos ni de qué somos capaces. Que es una búsqueda, un refugio, una vía de escape. Que es querer desaparecer, querer ser diferente, querer ser algo, querer ser alguien… que es querer dejar de vivir de esa manera y a veces querer morir, pero sobre todo querer que algo cambie, que en uno de esos atracones o que en una de esas bajadas de peso de pronto el dolor se difumine y podamos caminar seguras. Cómo explicarle que al vomitar intentas desesperada mente sacar de tu cuerpo algo que te está destruyendo. Cómo explicarle que es una forma de gritar para dejar de escuchar las voces que pueblan nuestra cabeza, una forma de pedir ayuda. Que es debatirte entre desear estar sola y desear que te sostengan. Cómo explicarle que es un ir y venir, un oleaje de sentimientos encontrados, de culpa, de deseos, de querer y no querer, de querer y no poder, de poder y no querer, de no saber ya del todo dónde estás ni hacia dónde vas ni saber ya lo que buscabas. Cómo hacerle entender que no tiene que ver “con cuerpos bonitos”, ni siquiera en los casos en los que ése fue “el comienzo de todo”. Que tiene que ver con emociones que se enquistan, con recuerdos que aún duelen, con sentimientos que se desbordan… Cómo explicarle que tiene que ver con un pasado al que queremos volver, aunque nos duela, con un presente en el que no sabemos cómo quedarnos y con un futuro que asusta demasiado como para dar otro paso al frente. Cómo explicarle que no es que algunas personas “no quieran curarse” o al menos no de la forma en que él lo entiende. Cómo explicarle que para quien está enfermo “curarse” es una utopía que da miedo, porque desde dentro de la enfermedad “curarse y sentirse bien” son dos cosas que no pueden ir de la mano, porque curarse significa renunciar al clavo ardiendo al que nos agarramos, porque parece que no hay nada más que dolor más allá de la enfermedad y porque no creemos que sea posible volver a sentirse bien, bien de verdad, bien sin necesitar hacernos daño, bien porque sí.
En una segunda etapa, trabajando lo que no se ve, la inseguridad, la baja auto estima, los miedos ocultos, los problemas de fondo… se empieza a ver la luz, y poco a poco la necesidad de control va desapareciendo. Es entonces cuando empiezas a ver que quizás sí hay salida. No la ves, pero la intuyes. No la hueles, pero la esperas. No la tocas, pero empiezas a desearla. Y poco a poco te vas acercando a ella. Unos días más y otros menos. Pero cada vez más cerca de ella, hasta que a su lado te vas quedando, porque has aprendido a solucionar la causa, porque el verdadero problema se va solucionando.
Así pues: SI SE PUEDE Y SE DEBE. ROMPE LAS CADENAS QUE TE ATAN Y VIVE